CONTACTO

PSICOTERAPIAS HUMANISTAS

La Psicoterapia Humanista o también llamada "Tercera Fuerza de la Psicoterapia", constituye un nuevo Paradigma de la Psicoterapia, nacido en Norteamérica, durante la segunda mitad del Siglo XX en oposición a las dos primeras corrientes o movimientos psicológicos: El Psicoanálisis y el Conductismo. Tienen fuertes influencias del Psicoanálisis Americano Post-Freudiano (Alfred Adler, Carl G. Jung, Wilhem Reich, Eric Fromm, Karen Horney, Harry Stack Sullivan); de psicólogos europeos migrantes durante la 2da Guerra Mundial e importantes psicólogos norteamericanos (Karl Bulher, Charlotte Bulher, Viktor Frankl, Gordon Allport, James Bugental, Abraham Maslow, Carl R. Rogers); así como de la Psicología Gestalt y la Fenomenología; la Antropología Filosófica, la Filosofía Existencial y las Religiones/Filosofías Orientales.

Inicialmente concebido como un Movimiento Psicológico encabezado por Abraham Maslow, dió a la luz en 1961 el Journal of Humanistic Psychology (Revista de Psicología Humanística), fundándose en 1962 la "Asociación Americana de Psicología Humanística" cuyos fundadores fueron Charlotte Bulher, Abraham Maslow, James Bugental y Carl Rogers. Víktor Frankl rechazó la invitación de Charlotte Buhler, aduciendo que "Una psicología que no incluya la dimensión específicamente humana (Lo Noético - Espiritual) y no haga explícita una Visión Integral de la Persona Humana no es realmente Humanista", con esta actitud Frankl quiere marcar su distancia de este Movimiento del cuál desconfiaba particularmente por la gran diversidad de propuestas que confluían, muchas no realmente fundamentadas en un compromiso y fe incondicional en la "Persona Humana", sino más por oposición al Psicoanálisis o al Conductismo. A estas posturas Frankl las denominará "Pseudo-Humanistas". Cabe recalcer sin embargo, el respeto y consideración que Frankl mantuvo con las diversas escuelas y representantes de la Psicología Humanística Norteamericana durante toda su vida, especialmente con Charlotte Bulher, Gordon Allport y Abraham Maslow.

En 1968 Carls Rogers es nombrado presidente de la American Psychological Associaton (APA), fundando este en 1971 la sección de Psicología Humanística lo que consolidaría este modelo en Norteamérica de manera oficial.

La Psicología Humanística tiene como uno de sus fines principales plantear una imagen positiva e integral del Ser Humano, no mecanicista, ni determinista, así como la especial atención de la investigación y comprensión de los fenómenos psicológicos y condutas de la vida cotidiana. James Bugental resume los principios de la Psicología Humanística en los siguientes 5 postulados:

  1. La Persona como tal es más que la suma de sus elementos constituyentes, por muy importantes que estos puedan ser. Se acentúa, por lo tanto, la peculiaridad del Ser Humano y el hecho de ser persona. Esta se considera como Totalidad.
  2. La Persona vive inter-relacionada. Es decir, la existencia huaman se realiza en interdependencia social.
  3. La Persona vive consciente de que vive. Esa consciencia es esencial en el ser humano, y la base para el conocimiento a través de la experiencia.
  4. La persona puede elegir, es libre, de decidir y, por lo tanto puede modificar su situación vital.
  5. La persona vive intencionadamente, es decir, orientada hacia valores y metas que constituyen la base de su identidad.
  6. Kalawski, cita a su vez otros principios que mantienen las diversas escuelas de Psicología Humanista:

  1. Énfasis en lo único y personal de la naturaleza humana: el ser humano es considerado único e irrepetible. Tenemos la tarea de desarrollar eso único y especial que somos, así, ámbitos como el juego y la creatividad son considerados fundamentales.
  2. Confianza en la naturaleza y búsqueda de lo natural: el ser humano es de naturaleza intrínsecamente buena y con tendencia innata a la autorrealización. La naturaleza, de la que este ser humano forma parte, expresa una sabiduría mayor. Por lo tanto, como seres humanos debemos confiar en la forma en que las cosas ocurren, evitando controlarnos o controlar nuestro entorno.
  3. Concepto de conciencia ampliado: la conciencia que tenemos de nosotros mismos y la forma en que nos identificamos con nuestro yo o ego, es uno de los varios estados y niveles de conciencia a los que podemos llegar, pero no es el único.
  4. Trascendencia del Ego y direccionamiento hacia la Totalidad que somos: la tendencia en el curso de nuestra autorrealización es ir alcanzando cada vez niveles de conciencia más evolucionados, que se caracterizan por ser cada vez más integradores (de partes de nosotros mismos y de nuestra relación con el resto, y con la totalidad.
  5. Superación de la escisión mente/cuerpo: la psicología humanista parte desde un reconocimiento del cuerpo como una fuente válida de mensajes acerca de lo que somos, hacemos y sentimos, así como medio de expresión de nuestras intenciones y pensamientos. Funcionamos como un organismo total, en que mente y cuerpo son distinciones hechas sólo para facilitar la comprensión teórica.
  6. Reequilibrio entre polaridades y revalorización de lo emocional: la cultura occidental ha tendido a valorar lo racional sobre lo emocional, la acción frente a la contemplación, etc. Esto produce un desequilibrio en nuestro organismo, ya que desconoce aspectos valiosos de nosotros mismos o los subestima, relegándolos al control de otros. El cultivo de lo emocional, lo intuitivo, lo contemplativo, por parte de la psicología humanista, es un intento por restablecer ese equilibrio.
  7. Valoración de una comunicación que implique el reconocimiento del otro en cuanto tal: dejar de reconocer a los demás como objetos, o medios para alcanzar nuestros propósitos personales, es uno de los énfasis principales de esta corriente. Esta forma restringida de relacionarse con los demás se transforma en una barrera comunicacional entre los seres humanos, ya que nos concentramos en sólo una parte del otro (la que nos es útil, por ejemplo), y dejamos de verlo como un ser total, impidiendo una comunicación plena.

La Psicología Humanística busca reconquistar la Dignidad de la Persona Humana ante una Psicología mecanisista y determinista, que deja de lado aspectos fundamentales de la experiencia psíquica tales como: Las emociones, las relaciones, los sueños, las potencialidades, el arte, la espiritualidad, la religiosidad, la libertad y responsabilidad, entre otros. Recalca al igual que la Logoterapia y la Psicoterapia Existencial la importancia de una Visión Integral de la Persona Humana, su carácter único, irrepetible, libre, la importancia del Sentido de la Vida, los Valores y Motivaciones Personales, los vínculos y relación con los otros.

Si bien es cierto la Psicología Humanística inicio como un Modelo Psicológico compuesto por diversos representantes, en la actualidad es posible agrupar a diversas escuelas contemporáneas de psicoterapia dentro de esta corrienta, denominándolas "Psicoterapias Humanistas", estas escuelas serían las siguientes:

  • Análisis Transaccional de Eric Berne.
  • Biodanza de Rolando Toro.
  • Grupos de Encuentro Abierto de William Schutz
  • Logoterapia y Análisis Existencial de Víktor Frankl
  • Psicodrama de Jacobo L. Moreno
  • Psicoterapia Centrada en la Persona & Counselling de Carl R. Rogers.
  • Terapia Gestalt de Fritz Perls
  • Terapia Integrativa de Hilarion Petzold.

Es uno de los objetivos del I Congreso "Persona, Mundo y Coexistencia" contribuir a Fortalecer y Promover los principios de la Psicología Humanística y las diversas Escuelas de Psicoterapia Humanista en el Perú, con especial atención en el intercambio e integración con la Logoterapia clínica y Psicoterapias Existenciales contemporáneas.